Politics, Business & Culture in the Americas
Organized Crime

Nuevo en AQ: ¿El gran ganador de la pandemia? El crimen organizado

La COVID-19 ha sido fantástica para el crimen organizado. Una mejor coordinación internacional podría mitigar al menos parte de los daños.
Johan Ordóñez/AFP/GETTY

Este artículo fue adaptado del reportaje especial de AQ sobre el crimen organizado transnacionalLer em português | Read in English

Junto con Netflix, los servicios de entrega de alimentos y los fabricantes de papel higiénico, la lista de negocios potenciados por la COVID-19 también incluye a los grupos de crimen organizado. Bandas como el Primer Comando Capital (PCC, por sus siglas en portugués), con sede en Brasil, y el Cártel de Sinaloa, con sede en México, se aprovechan de los gobiernos distraídos y de las poblaciones desesperadas para afianzar su control sobre partes de la economía, de las estructuras políticas y, a menudo, también del territorio.

La historia de los cárteles que se enriquecen gracias al tráfico de drogas en América no es nueva: tiene por lo menos 40 años y, si bien los nombres y los rostros cambian, la temática es deprimentemente constante dada la inquebrantable oferta y demanda (que sigue procediendo principalmente de los Estados Unidos). Pero hay señales de que la pandemia puede cambiar el juego, creando dolores de cabeza a largo plazo para los gobiernos de todo el mundo, incluyendo para la nueva administración de Joe Biden.

Los grupos criminales prosperan más en áreas donde los residentes los ven como una versión más efectiva y bondadosa del estado. A medida que el virus se propagaba, eran a menudo las pandillas las que imponían el confinamiento en México, distribuían alimentos en El Salvador e imponían toques de queda en Río de Janeiro. Han traficado con parafernalia pandémica como mascarillas quirúrgicas, kits de prueba y desinfectantes. Algunos esperan que traten de controlar la distribución de vacunas.   

La COVID-19 también causó un pico en el desempleo, que se sumó a los más de 20 millones de jóvenes latinoamericanos que no estudiaban ni trabajaban antes de la pandemia. Después de que las economías de la región se redujeron en promedio un 8% durante 2020, la mayoría de los pronósticos esperan una recuperación de sólo el 3.5% este año, lo que significa que la miseria persistirá. Esto ha demostrado ser un terreno fértil para el reclutamiento por parte de las pandillas en Colombia, y probablemente en otros lugares. Con menos personas en las calles, algunas pandillas se han diversificado aún más en la delincuencia digital.

Es un panorama desalentador, y aunque nos consideramos optimistas en AQ, esta es un área en la que francamente vemos pocas posibilidades de un cambio significativo. Con Biden y con un Congreso de los EE.UU. dividido, parece poco probable que se replantee la “guerra contra las drogas”.  Algunos gobiernos no parecen ver la lucha contra el crimen organizado como una de sus prioridades principales. Otros, como Venezuela, se ajustan a la definición de un narcoestado. El resto están simplemente abrumados.

Desde ese punto de vista, la atención probablemente debería centrarse en el control de las consecuencias. Eso significa una mejor coordinación entre los gobiernos y los militares del hemisferio, así como seguir el ejemplo de la policía brasileña que ha tomado medidas drásticas contra el lavado de dinero del PCC. Las medidas económicas para atenuar el aumento de la desigualdad también podrían ayudar. Estos pasos son más una curita que una cura, pero en la era de COVID-19, quizás eso sea todo lo que podemos esperar.


Tags: organized crime
Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.
Sign up for our free newsletter