Politics, Business & Culture in the Americas

AQ Top 5 Jóvenes Emprendedores: Camilo Pagés

Transformando los desechos en combustible.

Courtesy Camilo Pagés

Este artículo está adaptado de la más reciente edición impresa de AQ.Haz clic aquí para ver el resto de nuestra lista. | Read in English

Cuando Camilo Pagés y Alex Eaton viajaron por el centro de México en 2010, ofreciéndoles a agricultores una solución a problemas comunes como la falta de energía limpia y la dependencia de costosos fertilizantes químicos, el par encontró mucho escepticismo.

“Imagínate a un gringo rubio y a un tipo de Ciudad de México hablándoles a campesinos sobre cómo usar estiércol para producir energía y hacer un buen fertilizante”, recordó Pagés. “Nos decían: ‘¡están locos!'”.

Pero eso era lo que ofrecían: un “estómago mecánico” fácil de instalar que transformaba el estiércol en un fertilizante orgánico y en biogás, una eficiente fuente alternativa de energía. Acababan de patentar su biodigestor y estaban buscando a los primeros usuarios que estuvieran dispuestos a probar la tecnología.

“No fue fácil”, le dijo Pagés a AQ, pues explicó que tenían que instalar sistemas de demostración y mostrarles a los agricultores la llama azul del biogás.

Los dos amigos querían comenzar una empresa que tuviera un alto impacto social y ambiental. A pesar del reto inicial, creyeron que era una tecnología que no dejaba lugar a dudas.

Muchos agricultores llegaron a creer lo mismo.

Ahora, el biogás ha reemplazado a la madera y al propano por completo como el combustible usado para cocinar y calentar el agua en algunas pequeñas fincas. Las fincas más grandes usan el biogás para potenciar máquinas que ordeñan vacas, bombean agua y trituran alimentos. Sistema.bio también ha diseñado electrodomésticos compatibles con el biodigestor, lo que ayuda a reducir los niveles globales de CO2.

Para ayudarles a los agricultores con otro problema común, la falta de fondos accesibles para adquirir nueva tecnología, Sistema.bio les ofrece a sus clientes préstamos sin intereses que pueden ser pagados hasta en dos años.

El modelo de negocios funciona. Sistema.bio se volvió rentable en 2014 y luego despegó. Tienen 60 empleados en oficinas localizadas en México, Colombia, Kenia e India y han instalado 3500 sistemas a la fecha. Los ingresos por ventas de la empresa en 2017 llegaron hasta 1,3 millones de dólares.

Pagés y Eaton esperan tener 300.000 usuarios en 15 países para 2021. Su rápido crecimiento en Kenia, a donde actualmente están enviando 200 sistemas de  biodigestores al mes, sugiere que su meta es alcanzable.

Buena parte de este éxito, según dijo Pagés, se debe a las relaciones que la empresa ha creado con comunidades rurales alrededor del mundo, comenzando con ese viaje por el centro de México.

Steiker-Ginzberg es una periodista independiente

Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.
Sign up for our free newsletter