aqlogo_white X
Politics, Business & Culture in the Americas
Countries   |   About    |   Subscribe   |   Newsletter
aqlogo_white

aqlogo_white
aqlogo_white
AQ Feature

Grandes expectativas: Cómo es tener 18 años en América Latina

En el nuevo número de AQ, nuestro informe especial sobre una generación que lo quiere todo, pero puede tener dificultades para lograrlo.
youth
Salvador Melendez/AP

Los jóvenes de hoy, que pertenecen a la primera generación en crecer en un momento en que la clase media supera a la clase pobre, tienen en promedio un nivel académico superior al de sus padres,  están mucho más conectados al mundo a través de los omnipresentes teléfonos inteligentes y tienen metas mucho más ambiciosas. ¿Cuáles son sus sueños? ¿Cuán realistas son? ¿Qué los detiene?

Para encontrar las respuestas, pedimos a cuatro periodistas que siguieran de cerca durante ocho semanas la vida cotidiana de cuatro jóvenes: Andrés en Guadalajara; Lesly en Lima; Maynor en San Salvador; y Sabrina en Río de Janeiro. (Hemos omitido los apellidos de los jóvenes para proteger su privacidad).

Estando separados por diferencias culturales, nivel económico, raza e idioma -para no mencionar miles de kilómetros- era apenas natural que las experiencias de nuestros protagonistas fueran muy disímiles, pero lo que encontramos es que hay muchos factores que los unen. De hecho, todos son parte de una clase media más o menos delimitada,  y tienen claridad sobre lo que necesitan para proyectarse al mundo a través del estudio, las redes sociales o los viajes.

Ven las oportunidades y les sacan partido a sus pasiones -la química, el fútbol, las comunicaciones, la iglesia- y los recursos con que cuentan -sus padres, su comunidad, sus colegios- para aspirar a más. Claro, esto es algo que por lo general hacen los jóvenes, pero la diferencia está en que ahora, más que en cualquier otro momento en América Latina, sus metas parecen alcanzables. Nuestros protagonistas también se parecen en los obstáculos que enfrentan. Algunos de índole económica, como la inestabilidad que los obliga a cambiar los estudios por el trabajo para ayudar en sus hogares. Algunos de índole estructural, incluidos los vecindarios inseguros,  los colegios que no ofrecen programas adecuados o suficiente flexibilidad, o el transporte público que con sus deficiencias les roba preciosas horas de estudio o de sueño.

Los gobiernos que quieran ver sus países crecer, no solo ahora, sino durante las próximas décadas, harían bien en fijarse en Andrés, Lesly, Manor, Sabrina y en otros jóvenes como ellos, y enfocarse en entender lo que necesitan para ser exitosos. Lo que está en juego es importante, porque las perspectivas de estos jóvenes son en el fondo las perspectivas de toda América Latina.


mayno

18 en Latinoamérica: Estrella de fútbol – o mecánico de automóviles?

Entre la escuela, el trabajo y la iglesia evangélica a la que asiste los sábados y domingos, su tiempo libre es escaso. Pero el que tiene se lo dedica a su primer amor, el fútbol.

18 en Latinoamérica: Navegando el apoyo – y las restricciones – de la iglesia

Lesly valora la estructura y el orden que encuentra en la Iglesia. Esto lo heredó de su madre, Ruth, quien es el miembro más devoto de la familia y es quien se ocupa metódicamente de la casa. Lesly también busca reglas y definiciones claras en sus estudios: está estudiando ingeniería industrial en la Universidad de Lima.
andres

18 en Latinoamérica: Cuando problemas económicos amenazan con truncar un futuro alentador

A los 18 años, Andrés sabe exactamente lo que quiere: un trabajo en un laboratorio de química analítica y una esposa hermosa. Pero sin duda es difícil conseguir esto.Lograr su primera meta, convertirse en químico, significa levantarse a las 4 de la mañana en Puente Viejo, un pueblo rural a dos horas de Guadalajara.
sabrina

18 na America Latina: Da favela para o mundo, através das redes sociais

Apesar das duras histórias que ela conta, ser de uma favela, morar na periferia do Rio, “é motivo de orgulho”, diz Sabrina. “Todo mundo ajuda todo mundo. É um modo de vida.”
Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.


Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.