aqlogo_white X
Politics, Business & Culture in the Americas
Countries   |   About    |   Subscribe   |   Newsletter
aqlogo_white

aqlogo_white
aqlogo_white
AQ Feature

18 en Latinoamérica: Navegando el apoyo – y las restricciones – de la iglesia

Lesly encontró el equilibrio entre los límites de la religión y su deseo de libertad a través de los viajes.
Lesly
Nicolas Villaume

Read in English

Es sábado por la tarde y Lesly está saludando amigos frente a un edificio de cuatro pisos en las afueras de Lima. Brazaletes de color turquesa cuelgan de sus dos muñecas mientras que saluda y charla. Un bombo retumba al fondo y un cantante prueba el micrófono, comenzando los ensayos para la presentación de esa noche.

Este no es cualquier concierto. El primer indicio son los dos carritos de supermercado estacionados cerca que lentamente van llenándose con bolsas de arroz, fríjoles, azúcar y otros alimentos no perecederos traídos por las personas que van entrando. Los jóvenes que han llegado están donando a una colecta de la iglesia; están aquí para la primera reunión de una serie de encuentros de fin de semana para jóvenes organizada por una iglesia evangélica llamada Jesucristo es Nuestro Dios, Verdad y Vida.

Leer más: En la era digital, los jóvenes pueden escoger las prácticas religiosas que más les atraen.

Los eventos parecen diseñados para que los jóvenes creyentes se mantengan ocupados e involucrados: a las 6:30 p.m. es el Grupo de Crecimiento; luego viene el Grupo de Unión. También hay un culto para jóvenes. Al día siguiente, el domingo, se realizan los cultos regulares, el de la mañana y el de la noche. Es una rutina y una serie de creencias que Lesly considera o un apoyo, o un obstáculo. O a veces, como esta tarde, ambas cosas a la vez.

Más tarde esa noche, sus amigos de la escuela estaban planeando una fiesta con alcohol y baile. Ella planeaba ir hasta que su hermana se enteró de cómo sería la fiesta a través de una publicación en Facebook. Sus padres le dijeron que no podía ir y ella aceptó los límites que le impusieron, aunque era el último fin de semana antes de que comenzaran sus clases.

“No voy a ir en contra de Dios por una fiesta”, dijo. “Algunas experiencias, simplemente, no me parecen vitales”.

La joven de 18 años valora la estructura y el orden que encuentra en la Iglesia. Esto lo heredó de su madre, Ruth, quien es el miembro más devoto de la familia y es quien se ocupa metódicamente de la casa. “Ella es un pequeño robot, todo tiene que ocurrir en el momento correcto”, dijo Lesly.

Lesly también busca reglas y definiciones claras en sus estudios: está estudiando ingeniería industrial en la Universidad de Lima.

“No me gustan las humanidades, no hay nada objetivo ahí”, explicó. “En las matemáticas es simple: 10 es 10. Me quedo con las matemáticas. Soy buena para eso”.

El mundo por fuera de la Iglesia y de las matemáticas puede parecer demasiado confuso, sin guía. Muchos peruanos religiosos y conservadores se tomaron las calles en 2016 y 2017 para protestar por un nuevo currículo escolar que discutía la igualdad de género y la orientación sexual, por ejemplo. Lesly no fue a las marchas y le pareció difícil articular su posición al respecto.

“Enseñarles a los niños que puedes tener un papá con un papá, o una mamá con una mamá, no me gusta eso”, dijo. “No estoy de acuerdo con esa manera de pensar. Pero debería ser respetada. Eso es importante”.

Hubo una época en la que se burlaba de sus padres y de la iglesia. Lesly tenía 15 años cuando miró a su alrededor y vio un rango de experiencias por fuera de su alcance: tenía amigos que tenían novios, tenían sexo, bailaban reguetón en fiestas. Conocía niñas que estaban embarazadas.

“Estaba creciendo en una burbuja”, dijo. “Parecía que la vida real estaba allá afuera”.

Fue a una fiesta. Alguien le pasó un cigarrillo. Fue a otra fiesta y aceptó una bebida (no sabe bien qué era). Nunca había bebido alcohol. No fue cómodo, dijo. Había personas tiradas en sofás. Otros estaban borrachos, hablando incoherencias, o vomitando.

“Me di cuenta de que no me estaba perdiendo de nada”, dijo. “Volví a la iglesia, pero con otra perspectiva”.

Su regreso a la iglesia no significó el fin de su curiosidad por el mundo. Su manera de recorrerlo simplemente cambió. Cambió su fiesta de quinceañera por un viaje al exterior, una excursión familiar a Orlando, Florida.

El viaje fue un shock, dijo. Todo era diferente: la lengua, la cultura, la comida, los demás jóvenes. Le encantó todo. Desde entonces, ha vuelto a viajar con su familia a Florida y luego viajó sola a Nueva York.

Leer más: La experiencia de Lesly en el extranjero le ayudará a tener éxito en casa.

“Sentí una increíble sensación de libertad”, dijo de su primer viaje sola.

Ahora está aplicando a un programa de trabajo y viaje en los Estados Unidos, algo que le permitiría experimentar otras perspectivas sin perder la estructura y el orden que tanto valora.

--

Cáceres Álvarez es un periodista que vive en el Péru

Like what you've read? Subscribe to AQ for more.
Any opinions expressed in this piece do not necessarily reflect those of Americas Quarterly or its publishers.
Tags: Youth in Latin America

Like what you're reading?

Subscribe to Americas Quarterly's free Week in Review newsletter and stay up-to-date on politics, business and culture in the Americas.